domingo, 13 de marzo de 2011

Roto...

Como explicarlo? como decirlo? si solo pudo sentirlo, sentir como pequeños pedazos caían uno tras otro dentro de ella con el ensordecedor sonido que provoca un cristal cuando se rompe.

Ella no sabía, ella no comprendía que pasaba, pero enseguida un horrible dolor se apodero de su pecho, solo le dio tiempo poner sus manos sobre este antes de perder el conocimiento....y se fue a soñar, soñó que su mundo dejaba de girar, que las mariposas ya no podían volar, soñó que los arboles perdían el hermoso color verde que tanto disfrutaba y que las aves ya no cantaban...

Miro al cielo y vio la luna llorar, pero ella aún no entendía, solo sentía que todo era diferente, que ya nada estaba en su lugar; las olas del mar no eran suficientes, la arena molestaba en sus pies... y lo vio a él, y en ese momento pensó que todo volvería a la normalidad, pero no, ella sintió más que dolor...

Entonces miro su pecho y comprendió que por alguna razón, su corazón había muerto.



Yamell Montero.

3 comentarios:

Anubis dijo...

Sabes que te quiero mucho manita, y un día tomaré todos tus pensamientos y los haré un libro para que los tengas mas cerca!!

Me encantan tus poemas!! Love you manita.

Ekel

Anónimo dijo...

Pago tu dolor con la pena infinita de la carga de tus lagrimas sobre mí..
Tu dolor es mi dolor, el que no me deja caminar….

Caramelo Azul.

Carolina dijo...

Este dolor que hiere de muerte y que ensancha nuestro corazón y lo deja con la capacidad de regenerarse y amar, amar una vez más hasta donar su vida, este dolor...que no merece nuestras lágrimas pero que ya tiene nuestra sangre, este dolor que no merece nuestro tiempo, pero que ya tiene nuestro aire, este dolor que no es querer, este dolor que es amor...